Tweet

15 de abril de 2016

El costo de la privacidad

El año pasado en Estados Unidos, la compañía de telecomunicaciones AT&T  lanzó un servicio para que ellos no hagan “snoopvertising”. ¿Qué significa esto? Que la compañía deliberadamente accede a ver qué contenidos se visitan más, para así ofrecer publicidad hecha a la medida del usuario. Ahora, por $30 USD extra al precio del plan de internet contratado, la compañía dejará de hacer el “snoopvertising” .

Sin duda, hoy en día, el uso cotidiano que una persona le da a internet refleja en gran medida sus hábitos y preferencias personales. Se trata entonces de una parte de su vida privada, cuya protección está establecida como un derecho fundamental en Declaración Universal de los Derechos Humanos de la ONU y en la mayoría de las constituciones del mundo.

Y por este derecho fundamental, AT&T está cobrando como un servicio “premium”.

Jacquelyne Flemming, ejecutiva de Asuntos Regulatorios de la compañía de telecomunicaciones trató de defender esta política de la empresa tratándola como un “descuento”:

“Nosotros, en AT&T tenemos un servicio de acceso a internet para nuestros consumidores, en el cual, si lo tomas, aceptas que usemos tu información por varias razones, después tú obtienes un descuento. Eso no significa que otras personas que no optaron por este descuento están pagando por privacidad”.

Entonces, a cambio de este “descuento” (si se sigue la argumentación de AT&T, que únicamente invierte los hechos), los usuarios pueden vender el conocimiento sobre una parte no menor de su vida privada a su compañía proveedora de acceso a Internet. O, si valoran más la privacidad de sus comportamientos en la web, pueden pagar por un servicio más caro, al no poder acceder al “descuento”.

Más aún, aquellos usuarios de menos recursos económicos, ni siquiera tendrán en los hechos la posibilidad de optar, y simplemente se verán obligados a entregar el acceso a sus datos de uso de internet  a la compañía, pues no pueden pagar navegar la web de manera privada.

En suma, esto significa: respeto a la vida privada solamente si puedes pagarlo.

Otras compañías como Verizon estarían empezando a explorar este nuevo modelo de negocios, denominado “snoopvertising” donde queda claro que para ellos, tu privacidad en línea es sólo una moneda de cambio.

En razón de comportamientos como este, es que la FCC empezó a sugerir nuevas reglas de privacidad, pues la actual regulación curiosamente parece no ser suficiente como para garantizar un derecho fundamental como es la privacidad.

Para más información, puedes mirar este link y éste.

Accesibilidad [cerrar]